Gerês

Un lugar único en el mundo

360x240El Gerês tiene varias cualidades, muchas de ellas solo perceptibles después de visitarlo, pero otras indudablemente reconocidas mundialmente. El Parque Nacional Peneda Gerês es una de ellas. Fue el primer parque de Portugal y es el único reconocido por la UNESCO como Reserva Mundial de la Biosfera, con una extensión que cubre un territorio de 22 poblaciones, distribuidas entre los municipios de Arcos de Valdevez, Melgaço, Montalegre, Ponte da Barca y Terras do Bouro, ubicación en la que se encuentran las Villas do Agrinho. Recortado por el río Lima y el río Cávado, se sitúa en el extremo nordeste del Miño y se extiende hasta la región de Trás-os-Montes: desde las tierras de la Sierra de Peneda hasta la Sierra de Gerês, de la cual deriva el nombre. Además, hace frontera con Galicia y abarca las provincias de Braga, Viana do Castelo y Vila Real, totalizando más de 70 mil hectáreas². Peneda Gerês es, además, la zona de transición entre las regiones mediterránea y eurosiberiana, lo que le otorga un clima y una biodiversidad excepcional.

360x240La fauna y la flora de la región, conocida como el “pulmón verde” de Portugal, constituida por varias especies raras, se presenta como una invitación para todos los enamorados de la naturaleza. Anteriormente, albergó al oso pardo y a la cabra montés, siendo hoy en día uno de los últimos refugios de grandes depredadores como el lobo y el águila real, entre muchos otros animales.

Desde las aguas cristalinas de los pequeños manantiales y cascadas, pasando por el gradiente de verde deslumbrante de las sierras, el cielo es el límite en el que el azul complementa el paisaje constituido por una mezcla de colores y sensaciones indescriptibles.

Pero no solo es la naturaleza la que marca la región. Los antepasados del hombre dejaron también un expolio precioso de monumentos megalíticos, celtas y romanos que se remontan hasta la ocupación humana de hace 7000 años; patrimonio capaz de hacer que lata el corazón de muchos historiadores.

La importancia de la región es transversal, ya que incluso se enaltece en la poesía, tal y como escribió el escritor portugués Miguel Torga: 

“Hay sitios en el mundo que son como ciertas existencias humanas: todo se conjuga para que nada falte a su grandeza y perfección. Este Gerês es uno de ellos.”